Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés.
Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies. Mas información.
Política de cookies +

Menu Screen Reader

Acceso Usuario registrado

Donantes

Elige tu forma de colaborar

A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota

Voluntarios/as

¿Quieres transformar el mundo?

Busca tu espacio donde poder colaborar o sugiérenos lo que te gustaría hacer

Empresas

Socialmente responsables

Proponednos cómo querríais ayudar, hay muchas formas

ORIENTACIÓN AL USUARIO

Está usted en:
Imprimir
Africa una mirada hacia dentro
Como miembros del Grupo pro Africa, queremos comparir este artículo en el Dia de Africa
logo Grupo pro Africa (id: 86)

Un año más, el 25 de Mayo 2011, Día de África, nos congrega de forma muy especial a todas las asociaciones -incluidas las formadas por emigrantes de dicho continente-, y a  las personas que se sienten profundamente solidarias con esos pueblos hermanos tan cercanos,  activamente presentes hoy en nuestros campos y ciudades.

 

El Día de África es una efemérides muy significativa,  llamada a  celebrar toda la grandeza de las civilizaciones que han creado las mujeres y hombres de África, así como a reivindicar su presencia indispensable en el concierto de las naciones, superando su actual marginación internacional  y teniendo presentes sus aspiraciones y desafíos, sus luchas por la libertad, sus ansias crecientes de bienestar, democracia interna y de respeto a los derechos humanos.

 

África, necesita hoy, más que nunca, mirar hacia su interior, centrarse en sus propias realidades, fortalecer sus instituciones continentales y regionales, sus propios mercados internos, proteger su agricultura, sus abundantes minerales, la pesca y sus aguas territoriales, es decir,   el conjunto de sus recursos naturales, para poder mejorar sustancialmente –con una gestión eficaz de sus propias riquezas-, la vida de su población, de cada uno de sus mujeres y hombres.

 

Ha llegado el momento de consolidar los primeros logros del largo camino hacia una salida definitiva del hambre y del subdesarrollo, del neo-colonialismo, de la injusta dependencia de un mundo exterior interesado casi exclusivamente en apropiarse de sus grandes riquezas a bajo costo económico y a un alto precio humano y político.

 

Para ello, se hace imprescindible progresar hacia formas de desarrollo auto-centrado y sostenible, fundado- como ha ocurrido en otros continentes-, en los frutos de una agricultura moderna, rentable y productiva, que vaya generando recursos locales -junto a los ingresos del petróleo, de los otros minerales-, para posibilitar la mejora de su soberanía alimentaria, de las infraestructuras, de los sistemas educativo y sanitario.

 

Se abrirá así la puerta a nuevas fuentes de inversión en los sectores manufactureros, industrial y de servicios, capaces de generar los puestos de trabajo que hoy escasean tan cruelmente, y que provocan la búsqueda  de otros horizontes para la supervivencia.

 

La actual población del continente, que roza ya los mil millones de habitantes, espera de sus hermanas y hermanos de los otros continentes que acepten crear una relación basada en el respeto mutuo, en el reconocimiento efectivo de su independencia, de sus derechos sobre  los recursos que poseen, sin pillaje ni apropiación abusiva por parte de potencias o empresas extranjeras.

 

Las 20 organizaciones que formamos el Grupo Pro-África, estamos ya apoyando a nuestras contrapartes africanas en proyectos relacionados con la mejora de la educación, de la salud, del fortalecimiento de las organizaciones de la Sociedad Civil, de defensa de la igualdad de género, del desarrollo agrícola y artesanal, etc.

 

En este Día de África 2011, renovamos nuestro compromiso solidario con las mujeres y los hombres de África,  para avanzar juntos hacia un desarrollo solidario, donde cada persona tenga cubiertas, en África y en todos los otros continentes, como mínimo, sus necesidades más básicas: alimento sano y suficiente, acceso a la salud y a la educación, vivienda e infraestructuras, libertad y derechos humanos.